miércoles, 2 de marzo de 2011

Rue André Barsacq nº 14


Fotografía de Sonia Marpez
texto de Juan Bello
vida imaginaria creada para Rubén González

Viviríamos en una buhardilla. Número 14, Rue André Barsacq. Yo pintaría el amanecer desde la ventana de la cocina. Tú escribirías unos versos. Yo pintaría el anochecer desde la ventana de la cocina. Tú recitarías a Mallarmé. Fumaríamos opio, beberíamos absenta. Las noches serían agua rota.

Viviríamos en una buhardilla. Mis cuadros estarían por los pasillos. Tú escribirías poemas en las paredes. Invitaríamos a poetas, actores, fotógrafos, pintores. Cenaríamos en Chez Maurice. A ti te encantaba. Yo odiaba a todos esos bohemios. No me gustaban sus sombreros de copa.

Rue André Barsacq. Tú comprarías fruta en la tienda de abajo. Después de comer iríamos al café L’Arbre. Yo fotografiaría a la gente tomando té. Tú me preguntarías por qué me gusta tanto tomar fotos. Ansío la eternidad, te respondería. Tú me hablarías de morir jóvenes. De permanecer en un verso.

Fumaríamos opio, beberíamos absenta. Pasearíamos junto al Sena. Yo dibujaría a los bañistas en mi moleskine. Tú escribirías un verso: La fugacidad atrapada en las ondas del agua. Iríamos al cementerio de Père Lachaise. Visitaríamos la tumba de Oscar Wilde. Recitaríamos a Mallarmé, a Rimbaud, a Baudelaire.

Viviríamos en una buhardilla. Yo pintaría el amanecer desde la ventana de la cocina. Tú caminarías desnuda por la galería. Nos gustaba nuestra soledad a esas horas. El silencio de los tejados. Yo odiaba a todos esos bohemios. A ti te encantaban.

Rue André Barsacq. Bajaríamos a la tienda de antigüedades. Comprarías botellas extrañas. Después me dirías que eran de viejos piratas. Yo te fotografiaría sentada en un banco, junto a una bicicleta. Esperaríamos a que se encendieran las farolas. Fumaríamos opio, beberíamos absenta. Subiríamos a lo alto de la Torre Eiffel.

Mis cuadros estarían por los pasillos. Tú te quedarías mirando ese en el que sale una niña saltando en un charco. Invitaríamos a poetas, actores, fotógrafos, pintores. A ti te encantaban. Yo odiaba a todos esos bohemios. Me gustaba nuestra soledad.

Viviríamos en una buhardilla. Las noches serían agua rota. Fumaríamos opio, beberíamos absenta. Tú recitarías a Mallarmé. Yo te pintaría desnuda en la galería. Pasearíamos junto al Sena. Echaríamos unas monedas a los mimos. Tú me preguntarías por qué me gusta tanto tomar fotos. Ansío la eternidad, te respondería.

6 comentarios:

lita lili dijo...

me gusta mucho vuestro proyecto, contais historias muy lindas

saludos!

Engra dijo...

Esta me ha gustado especialmente!

Mapi dijo...

quiero conocer esa calle :)

Sra. Farnsworth dijo...

Preciosa!

Carmen Rey dijo...

Sencillamente delicioso!!

cduxa dijo...

Parece que ouvimos o refrão a ecoar nas ruas. Nas ruas de Paris.Em que em cada refrão (um conto) se acrescenta um ponto.
Belo!

Publicar un comentario