miércoles, 6 de abril de 2011

Place Vendôme

 
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
 

2-mirall

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fotografía y texto a cargo de Esther Giné
vida creada para María Fernanda Aldorino

ÉL
Alguien me dijo que París era mágico y ese alguien no se equivocó. Ha dejado de llover. No encuentro las llaves de la vespa. Está tan guapa en esa foto en blanco y negro. ¿Dónde está el móvil? Hoy hace un año que nos conocimos. Al final voy a llegar tarde a nuestra cita. No puedo dejar de pensar en como me cambió la vida por no coger el metro aquel día. En apenas unas horas vamos a encontrarnos, espero que le guste el regalo que tengo preparado para ella. Todos los días recuerdo como la vi salir de un edificio de la Place Vendôme y ya no pude apartar mis ojos de ella, la seguí durante un rato, parecía triste. Tengo que darme prisa casi son ya las 21 y aún tengo que ducharme. Sacó las llaves de su bolso y abrió la puerta de lo que parecía una pequeña galería de arte. En 20 minutos tengo que salir. Aquel día necesitaba hablar con ella, así que me armé de valor y me acerqué. Será mejor que pida un taxi porqué sino no llego. Estaba tan nervioso que soy incapaz de recordar lo que le dije, pero funcionó. Estoy en la puerta del restaurante, para variar ella siempre llega tarde. Recuerdo que ese día me dijo que sólo tenía media hora para un café porque en pocas horas inauguraba una exposición. La veo llegar y todavía me salta el corazón. Fueron 30 minutos llenos de casualidades, misterios y conexión. El camarero nos dice que ya podemos entrar, nos sentamos en el reservado, encima de la mesa hay dos velas encendidas. Me dijo el motivo por el cual estaba tan triste y le dije que si me dejaba intentaría encontrar la manera de solucionarlo. La veo venir, está preciosa con este vestido negro. Ahora que lo pienso nunca había actuado de manera tan impulsiva en toda mi vida pero valió la pena. Le brillan los ojos y eso me demuestra que está feliz conmigo. Nos estuvimos viendo cada día durante meses a costa de dormir poco. Seguro que va a pedir lo de siempre porque eso de arriesgarse con la comida no va con ella. Hace un tiempo nos tuvimos que separar un mes y fue duro no tenerla cerca, tenía miedo que se olvidara de mi. Podría pasarme la noche simplemente mirándola, me gusta como intenta disimular que no le gusta el vino. En una ocasión los celos me pudieron y estuve apunto de dejarla, pero entendí que me quería a pesar de todo. Después de los postres le daré mi regalo. Han pasado 12 meses. Abre el sobre que le doy, dentro hay una foto, una foto de un Golden Retriever. El regalo que lleva pidiendo a los reyes desde que era una niña, le espera en mi casa. 
ELLA
Alguien me dijo que París era mágico y ese alguien no se equivocó. Suena el despertador pero hoy ya no me cuesta levantarme. Esta noche hemos quedado. Se nota la primavera en el ambiente y por fin sale el sol. Recuerdo como noté sus ojos en mi espalda mientras abría la puerta de la galería. El día pasa lento y tengo la cabeza en las nubes. Tardó media hora en entrar y acercarse a mi. Después de comer iré a comprarme algo de ropa para la cena. Me dijo que no era ningún loco, pero que llevaba un rato siguiéndome. No tengo tiempo de volver a casa así que iré directa al restaurante. Me enamoré de él en ese preciso instante. Decido cerrar antes e ir paseando hacia nuestro punto de encuentro. Me encantaba pasar un ratito con él cada día, perdernos por las calles de París, ir al cine, ver exposiciones. Ya me está esperando, no hay manera que llegue puntual a los sitios. El mes que estuve fuera le eché mucho de menos y coincidió con nuestra peor época, él tenia razón estando mal, pero por suerte la situación nos fortaleció. Me abraza y entramos en el restaurante. La vuelta a la rutina después del viaje volvió a facilitar las cosas entre nosotros. Va a estar 20 minutos para decidir que quiere cenar mientras se ríe porque yo ya lo sé. Desayunos y comidas cada semana y escapadas de dos días de vez en cuando. Estoy tan ansiosa por darle el regalo que ni siquiera pido postre para que llegue antes el gran momento. Ha pasado un año y puedo decir sin dudar que él es el amor de mi vida, que por fin soy feliz. Solos tú y yo. Le acerco una pequeña nota, es su regalo, una nota donde está escrita la frase que cambiará mi vida, nuestra vida :

4-nota

4 comentarios:

Mapi dijo...

ES GENIAL!!! menudo desenlace!!

maría lápiz dijo...

qué lindo proyecto anna! yo por fin me voy a coruña a diseñar para zara :) un besito!!

Lídia dijo...

uau! me he leído todas las historias de golpe pero me quedo con esta última. Menudo misterio hasta el final, jiji, y las fotos muy bonitas!. Me parece una idea brillante este blog!

ele* dijo...

muy original la ideal del relato. Él y Ella. la pregunta sería...él estará feliz por esta decisión?? :)

Publicar un comentario en la entrada