miércoles, 18 de mayo de 2011

En alguna parte del distrito V

vida-imaginaria--

ilustración a cargo de Iratxe López de Munáin
texto a cargo de Anna Liebheart
vida creada para Estibaliz Hernández de Miguel

El día comienza despacio, acercándose a mi cuerpo desde el primer rayo de sol. La ventana está entreabierta y desde aquí puedo oler como florecen las plantas que comencé a cultivar este invierno, pronto podré hacer un pequeño festín de fresas y arándanos. Me encanta el color rojo, el momento de la transformación en algo que siempre está dispuesto para el cambio y la adaptación al medio. Yo soy así, alguien que camina y se detiene a observar las cosas que todo el mundo ve, pero con otros ojos. Hay tanto oculto, tanta gente disfrazada que muchas veces camino en sueños por las calles de distrito quinto y dejo que mi imaginación dibuje el más hermoso de los desfiles. La escena es sorprendente, casi de película, la música saliendo de una vieja gramola situada en lo alto de la cabeza de una bella mujer que es lo bastante alta, como para ser una princesa de las antiguas leyendas indias. Justo detrás de ellos el hombre que quiso convertirse en nieve y solo habla con los pájaros sonríe tranquilo y camina despacio, tanto que el último personaje de este desfile le empuja algo fastidiado porque teme quedarse sin los deliciosos pasteles que van a cocinarse hoy: El día en el que es obligatorio sonreír y ser amable. Hoy es el día que tanta gente espera, en el que todo el mundo se saluda y recuerda los viejos lazos que los unen, se olvidan los rencores y la gente por fin entiende que hoy empieza todo…
Bajo a desayunar, me visto y decido tomarme el día libre estoy segura que si me doy prisa y sigo el rastro de las serpentinas llegaré hasta ellos y entonces lo inesperado será la única regla a seguir.
Camino deprisa, casi corriendo…creo que ya escucho la música…

5 comentarios:

Esti dijo...

es un sueño!
gracias a las dos,
me ha emocionado

Nader dijo...

Magnífico trabajo el de Iratxe, como de costumbre. Dan ganas de vivir en París, pero encerrado en esta ilustración e impregnado de esos colores.
Enhorabuena!

p.strange dijo...

Me encanta la total relación que tiene la ilustración con el texto. Me suelen gustar los relatos de costumbres que pueden parecer simples, cómo la recolecta de arándanos y los pasteles.

Muy bonita vida.

Joanaina dijo...

Este relato me recuerda a la "Historia interminable"...

Srta. Alicia Alina dijo...

Te sigo <3 y una invitación a mi blog:
http://globosagua.blogspot.com

Publicar un comentario en la entrada